Sangrado de nariz ¿Por qué ocurre?

Todas las personas en algún momento determinado de su vida experimentan el sangrado de nariz o también conocidas en el argot médico hemorragias nasales. Lo cierto es que es un problema que resulta bastante incómodo, sobre todo cuando ocurre en momentos en los que no tenemos cerca un aseo para limpiarnos hasta que cesa la hemorragia. En este artículo vamos a ver cuáles son las principales causas de este tipo de hemorragias.

sangrado de nariz

Sangrado de nariz: causas

La nariz es una de las partes de nuestro cuerpo que más vasos sanguíneos tiene, ya que esta es una forma muy eficaz que tiene nuestro organismo de calentar el aire que respiramos. El lado negativo de todo esto es que los vasos sanguíneos están demasiado expuestos al exterior, por lo que es relativamente fácil que de vez en cuando alguno se rompa o deteriore.

Irritación excesiva. Aquellas personas que sufren alergias suelen ser más propensas a los sangrados de nariz, ya que las fosas nasales se irritan en exceso provocando la inevitable debilitación de los vasos sanguíneos. Los resfriados o cualquier tipo de problema que esté relacionado con la nariz también pueden hacer que los sangrados se conviertan en algo más habitual que puntual.

Cambios de temperatura. Los vasos sanguíneos están irrigando de sangre continuamente la zona del cuerpo en la que se encuentran, por lo que también se contraen y se dilatan debido a los cambios de temperatura. Si alguno de los vasos sanguíneos ya está debilitado y sufre un cambio de temperatura muy brusco, es probable que termine de romperse y provoque el sangrado.

Lesiones y traumatismos. Esta es sin duda alguna la causa más común de sangrado de nariz. Como ya hemos comentado, los vasos sanguíneos de la nariz se encuentran más expuestos al exterior que otros que componen nuestro cuerpo. Por este motivo, ante cualquier golpe en la nariz todos tendemos a sangrar de manera leve.

Si en tu caso el sangrado de nariz es algo habitual, lo más apropiado es que acudas a tu médico para que puedan realizarte las pruebas que consideren oportunas. Aunque no es lo más normal, en muchas ocasiones sangrar por la nariz habitualmente puede ser un indicio o síntoma de otras enfermedades como hipertensión, que debe ser tratada con medicamentos lo antes posible.

Cómo detener el sangrado de nariz

Si quieres saber cómo detener una hemorragia nasal, lo primero que tienes que tener en cuenta es que la paciencia lo es todo. Mantén la calma y aprieta con dos dedos ambas fosas nasales de manera que estén completamente cerradas.

Después, inclina el tronco hacia adelante con el fin de no tragar sangre. Evidentemente tendrás que respirar por la boca.

Debes esperar de cinco a diez minutos en la misma posición antes de comprobar que la hemorragia nasal se ha detenido por completo. De manera contraria a lo que popularmente se cree, los médicos no recomiendan en ningún caso taponar la nariz con una gasa o un trozo de algodón.

Etiquetas: