Herpes en la nariz. Síntomas y como tratarlo

El herpes en la nariz es una de las enfermedades que afectan a la piel más molestas y antiestéticas que existen. Y, por desgracia, no sólo afectan a la piel, sino que también puede ir acompañado de fiebre y malestar.

Aquellas personas que sufren herpes en la nariz o alrededor de los labios a menudo se dan cuenta de ello porque empiezan a aparecer ampollas alrededor de la nariz y, en ocasiones, también se producen en el interior de las fosas nasales. Con el objetivo de que puedas identificarlo rápidamente y así comenzar un tratamiento lo antes posible, vamos a ver cuáles son los síntomas.

herpes en la nariz

Síntomas de herpes en la nariz

Por norma general, antes de que aparezca el herpes como tal, la zona se suele inflamar y le acompaña un enrojecimiento muy característico. Estos son los primeros síntomas de que la piel está infectada, por lo que comienzan a aparecer ampollas que si se revientan desprenden un fluido. Es después cuando aparece el herpes en sí mismo, formando unas costras y heridas muy características de la enfermedad.

Es de vital importancia tener cuidado con los utensilios de aseo, ya que el herpes es una enfermedad muy contagiosa que puede afectar a otras personas si, por ejemplo, compartimos la misma toalla de baño para secarnos o limpiar la zona afectada. Durante ese periodo de tiempo en el que el herpes ha aparecido en nuestro cuerpo lo mejor es individualizar los productos de aseo para evitar contagios.

Cómo tratar el herpes en la nariz

Aunque en muchas ocasiones para tratar el herpes en las fosas nasales no es necesario ninguna medicación porque termina desapareciendo con el paso del tiempo, sí que es recomendable seguir un tratamiento para evitar brotes similares en el futuro.

En la mayoría de farmacias comercializan tratamientos efectivos para curar el herpes en la nariz, pero nosotros somos más partidarios de la utilización de remedios naturales que todos podemos conseguir de una manera muy sencilla.

Diente de ajo. El diente de ajo es sin duda uno de los analgésicos y antibióticos naturales más potente, por lo que evidentemente también puede sernos muy útil para curar el herpes. Elige un diente de ajo y pártelo por la mitad. Al aplicarlo sobre la zona afectada comenzarás a notar una sensación bastante incómoda, pero es realmente efectivo. Uno de los puntos negativos de utilizar el ajo en esta dolencia en particular es que el olor es bastante fuerte, por lo que es altamente recomendable hacerlo por la noche para que haga más efecto.

Aloe vera. La planta aloe vera es una de las mejores plantas medicinales que existen debido a su poder cicatrizante. Aplícalo sobre el herpes de dos a tres veces al día y comenzarás a notar mejoría muy pronto.

Si utilizas cualquiera de estos tratamientos para el herpes en la nariz y no te resultan efectivos, lo más adecuado es que acudas al médico para que puedas seguir un tratamiento que acabe con el problema.